Pel "Sí" a la Constitució Europea (o tractat europeu)

Ara fa uns quants dies en Ramoneda, una altra vegada, sí, publicava un bon article a favor del "sí" a la Constitució Europea.

Bàsicament la seva argumentació és que les raons per el "no" poden ser força poderoses, soberetot pel que fa a la qüestions socials i nacionals, però que en tot cas el problema del "no" és que en ella s'hi barregen una amalgama d'opcions polítiques molt diferents (des dels lepen fins als ex-comunistes) que són incapaces de generar una alternativa sòlida i coherent al "sí".

Conclusió, que per avançar en el procés d'integració política d'Europa cal votar que "sí" (aquesta és la meva opinió). Més val votar que sí sense llegir massa la lletra menuda, aquesta ja l'arreglarem més endavant. Perquè votar ara que "no" seria una passa enrera massa important. Abans de les motos van arribar les bicicletes...

Si voleu més arguments, podeu consultar el blog de l'Iceta (www.iceta.org/blog.htm) que és especialista en aquest tema... i sinó, refieu-vos de l'opinió d'en Puigverd, en Milà, en Guti, en López Bulla, en Ramoneda, en Coscubiela o la Confederació de Sindicats Europeus.

Alguns paràgrafs d'en Ramoneda del seu article a "El Pais" del passat 21 de setembre:


"Hay razones muy poderosas para el no. La principal es el propio documento que se somete a referéndum. En realidad, no es una Constitución, es un tratado. Y sería bueno que así se explicara, porque es evidente que como Constitución es mala e insuficiente. Votar sí requiere hacer el acto de confianza de que esta Constitución será rápidamente superada. La debilidad del documento es evidente, los argumentos en contra, en nombre de la Europa social, son consistentes. Del mismo modo que las naciones sin estado tienen fundados motivos de recelar, por el nulo reconocimiento que merecen, empezando por sus idiomas propios. Argumentos, por tanto, los hay y sólidos. Pero, insisto, Europa está en construcción y es como proceso que, a trancas y barrancas, va avanzando. Es con la acción política permanente, más que con el voto negativo con lo que se puede conseguir que Europa se vaya encarrilando."


"Un no generalizado de la ciudadanía europea podría ser un revulsivo. Pero, en el hipotético caso de que se diera, ¿se vislumbra en alguna parte el proyecto y los liderazgos alternativos que le dieran consistencia? El problema del no a la Constitución europea es su amalgama. En él coinciden desde la extrema derecha hasta la extrema izquierda, desde el nacionalismo democrático hasta el nacionalismo étnico y racista, desde la derecha más proamericana hasta una parte del socialismo democrático. Una vez rechazada la Constitución, ¿qué?"


Comentaris